malonso@coachingpositivo.eu
10 actividades positivas que te ayudarán a un mejor bienestar: cuidado del cuerpo, dormir bien
10 actividades positivas que te ayudarán a un mejor bienestar: cuidado del cuerpo, dormir bien
El bienestar, es el conjunto de actividades que el ser humano necesita para vivir bien. En los próximos tres artículos hablaré del bienestar, desde el modelo biopsicosocial y de los beneficios de cuidarse en tres áreas diferentes. En este primero, dividido en diez partes, abordare el área física y cómo puedes, desde diferentes acciones, mejorarla y cuidarla.
Cuando hablamos de bienestar, estamos hablando del estado de la persona cuyas condiciones físicas, mentales y sociales proporcionan un sentimiento de satisfacción y tranquilidad.

A lo largo de mi experiencia en el acompañamiento a las personas he observado que hay varias actividades que llevadas cabo de manera frecuente incrementan, sin duda, la felicidad, el mejor estado de ánimo , la positividad y por lo tanto el bienestar . Si quieres leer más no dejes de leer mi anterior post sobre “10 beneficios del Coaching Positivo”.

Desde los años 70, es unánime la consideración del ser humano como un ser biopsicosocial. Su potencial está determinado por sus características biológicas (físicas), pero a su vez, su accionar es influenciado por aspectos psicológicos (como deseos, motivaciones e inhibiciones) y por el entorno social (la presión que ejercen otras personas, las relaciones sociales, etc.). Estos tres aspectos (bio, psico y social) no pueden escindirse, sino que constituyen un todo.

La conducta del hombre, de hecho, constituye una unidad biopsicosocial (GeorgeLibmanEngel , 1977).

Partiendo de este modelo universal, me centraré en tres grupos (cuidado del cuerpo, cuidado de la mente y cuidado de las relaciones) que abordaré en tres posts diferentes.

Empezaré por comentar algunas de las actividades del cuidado al cuerpo. 

Según decía James Thomson: “La salud es el principio vital de la felicidad.” 

A continuación destacaré las siguientes:

1. Descansar, dormir lo suficiente: Descansar bien, entre 7 y 9 horas diarias, nos ayuda a protegernos del estrés y, por eso, después de un buen reposo, sentimos bienestar. Durmiendo podemos conseguir que la presión sanguínea baje y que el colesterol en sangre disminuya. Además, descansar bien ayuda a tener un corazón más saludable. Se sufre más fácilmente una depresión cuando se duerme poco, porque el cuerpo no tiene tiempo suficiente para estabilizarse de nuevo. Dormir poco estimula comer más y más dulce, porque las hormonas que regulan el apetito se alteran, también está relacionado con el metabolismo. Un buen descanso ayuda a estar más atento a nuestro alrededor y mejora nuestra memoria. Mientras dormimos, en el proceso de los movimientos oculares rápidos (REM ) nuestro cerebro procesa todo lo que hemos vivido el día anterior: construye memorias y conexiones entre lo que pensamos y sentimos.




¡Ah, por cierto!, si eres de los que pasas la última media hora del día acurrucado en la cama con tu ordenador, Tablet o teléfono móvil deberías saber que mirar estos dispositivos por la noche puede hacer que sea más difícil conciliar el sueño y permanecer dormido. ¿Por qué te digo esto? Nuestros cuerpos siguen de forma natural un ciclo que nos ayuda a permanecer despiertos y alertas durante el día y que nos ayuda a dormir por la noche. Lo que se conoce como ciclos circadianos. Cuando miramos las pantallas de nuestro teléfono móvil mientras nos estamos preparando para dormir, nuestro cerebro se confunde.Las pantallas producen luz azul para que podamos verlas incluso en días soleados. Pero por la noche, este brillo imita a la luz del sol, enviando señales contradictorias al cerebro sobre qué momento del día es. La luz brillante de nuestro móvil hace que el cerebro deje de producir melatonina, la hormona reguladora del sueño. Al interrumpir la producción de melatonina, la luz del teléfono móvil puede interrumpir nuestro ciclo de sueño, como una especia de jet lag artificial. Lo que hace que nos sea más difícil conciliar el sueño y permanecer dormidos, lo que a largo plazo puede desencadenar serios problemas de salud. La precaución más básica es desenchufar el router y apagar el móvil que mucha gente tiene por costumbre dejar en la mesilla de noche. Tampoco es conveniente poner a cargar el móvil cerca de la cama, ni usar un radio-despertador. Sólo descanso. 

Por todo ello recomiendo una habitación agradable, confortable, oscura, bien ventilada, que huela bien (la lavanda es muy relajante) no demasiado fría, pero tampoco demasiado calurosa. Evita ver televisión o trabajar en la cama.Trata de ir a la cama a la misma hora cada noche y asegúrate de levantarte a la misma hora cada mañana.

Y además, un buen colchón.Yo duermo en colchones OLDSAN que garantizan mi descanso, porque al final del día necesitamos y nos merecemos una pausa reparadora.

En posteriores post, comentare pautas y herramientas que te ayudaran a relajarte en este momento tan importante.

Sin embargo y a pesar de todos tus intentos, sigues durmiendo mal y tu descanso no es reparador, igual necesitas acompañamiento, no dejes de contactar conmigo. Te acompañaré para que puedas volver a dormir como un bebé.




En el siguiente artículo me centraré en hacer deporte, como actividad que realizada con regularidad mejora el bienestar y la salud. Mientras tanto no dejes de mandarme comentarios, dudas o sugerencias. ¡Hasta la próxima!!!
DEJA TU COMENTARIO
Compartir en:
VOLVER